La fuerza de la victoria. La fuerza para profundizar.

Y finalmente llegó el gran día. Como todos los pronósticos auguraban, la Presidenta
Cristina Fernández de Kirchner resultó reelecta superando la marca de las Primarias.
Una victoria arrolladora: el porcentaje más alto (53,9%) y la diferencia más holgada
desde 1983. A su vez, el kirchnerismo se impuso en 8 de las 9 gobernaciones que se
pusieron en juego y aumentará su representación en el Parlamento nacional.
La Plaza de Mayo y todas las plazas del país fueron el epicentro de una algarabía
popular impensable diez años atrás. Algún turista desprevenido entenderá que se trata
de un nuevo gobierno el que se alza con el triunfo. Pero no. Ocho años de cambios y
justicia para el pueblo argentino fueron refrendados en el día de ayer. De tal modo, se
abre un desafío para profundizar el rumbo que Néstor comenzó el 25 de mayo de
2003.
El mapa electoral no deja mentir. Cristina y Amado ganaron en casi todos los distritos
incluso los grandes centros urbanos esquivos en 2007. Sólo la provincia de San Luis
escapó a esta tendencia aunque en la capital puntana, Enrique Ponce del FPV‐Kolina
fue consagrado como Intendente electo. Los resultados en Provincia y Capital no
depararon demasiadas sorpresas. Cristina y Scioli arrasaron en el conurbano y en
Capital, como era de esperar, los números fueron más ajustados. Binner, que perdió en
Santa Fe, se consolidó pero en la categoría diputados sufrió un sugestivo corte de
boleta hacia la derecha (PRO).
Cerca de la medianoche, la Presidenta le habló a los miles de jóvenes y no tan jóvenes
que se aproximaron a la Plaza. “Quiero darle las gracias a esta multitud de jóvenes
argentinos que volvió a recuperar la Plaza de Mayo. Este es un momento histórico
superador de aquellos momentos. Porque esta Plaza fue momento de alegrías pero
también de desencuentros y enfrentamientos. Yo quiero celebrar que esta juventud
viene a la Plaza a levantar las banderas con alegría y no con odio”.
Luego se dirigió especialmente a la fuerza militante: “Les pido que se organicen en los
frente sociales, en los frentes estudiantiles, para defender a la patria y los intereses de
los más vulnerables y para que nadie pueda arrebatarles lo que hemos conseguido”.
A lo largo y a lo ancho del país, Kolina acompañó a la Presidenta con miles de fiscales y
al pueblo en el posterior festejo. Néstor estuvo presente en las consignas y en la
memoria de los compañeros. Pese a lo extenuante de la jornada, las banderas del
Proyecto Nacional se agitaron hasta bien entrada la madrugada. No era para menos.