Lanata sabe

Lanata sabe lo que hace. Hoy escribe la columna principal del diario Clarín: la apetecida página 2.

Sobre la deuda externa escribe. Sabe lo que hace, que no es otra cosa lo que necesitan los grupos concentrados.

Describe el funesto negociado de la Baring Brothers y Rivadavia, genera confusión con un párrafo sobre JM de Rosas, inserta a Alejandro Olmos y Scalabrini Ortiz como citas de autoridad (!!), analiza la fiesta oligárquica de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, poniendo de manifiesto su inmoralidad y entrega.

Se «olvida» que Perón, Nestor y Cristina nos desendeudaron y nos sacaron del FMI, para terminar concluyendo que recurrir al Fondo es una «costubre argentina» y que la responsabilidad es de «nuestra propia estupidez».

Sabe lo que hace Lanata. Crea anticuerpos para la autodenigración y el «que se vayan todos» porque la crisis es profunda y no se sabe…

Sabe que escribe para lectores de baja intensidad y ciudadanos degradados por un odio cultivado en la colonialidad del saber y del poder, azuzado por la hegemónica mass media.

Inserta algunas críticas que desnudan su venalidad de rata presta a abandonar el naufragio. Porque nunca se sabe… y sabe que cuenta con la amnesia cultural y mediática de sus lectores.

«Llevamos doscientos años construyendo cadenas» . Así termina su nota: alimentando la operación del «Que se vayan todos, la biblia y el calefón, son todos los mismo» porque cuando no puede sostenerse el gobierno de los pocos hay que hacer imposible, por no deseable, un gobierno de los muchos.

Lanata sabe. Sabe de la historia, sabe de la persistencia de lo popular para volver, para germinar en la podredumbre que dejan las minorías que decidió acompañar.

Sabe. Y se agita, buscando en la memoria del fino analista que ya no existe un tono imposible; porque Jorge, nosotros también sabemos.

DANIEL EZCURRA