Lo que dejaron las PASO 2017

asadas las elecciones del domingo, es posible reconocer en sus resultados algunas tendencias importantes para la conformación del escenario político del futuro inmediato.

1-          En primer lugar se verifica un importante avance de Cambiemos en el objetivo de convertirse en un espacio político nacional sobre la base de tres elementos: A) El ejercicio del poder del Estado Nacional como alternativa de los sectores dominantes. B) Su absorción total de la base electoral y los planteles dirigentes de la Unión Cívica Radical en todo el país. C) Su crecimiento como oferta política redujo el espacio para alternativas locales, presas de la polarización resultante de los comicios como puede verse en el mapa:

OTRAS FUERZAS en las PASO

Como manifestaciones de ese avance, Cambiemos pasó de resultar ganador en las Paso de 2013 (categoría diputados nacionales) en 6 provincias bajo distintas identidades a lograrlo en 10 provincias en 2017 bajo la marca Cambiemos.

También avanzó en la cantidad de votos pasando de 6.225.800 en P2013 a 6.598.918 en P2015 y a 8.544.808 en las P2017.

Comparando las P2017 con las P2013, Cambiemos obtuvo más votos en 16 provincias (Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa La Rioja, Neuquén, Salta, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y Tierra del Fuego) y bajó su cantidad de votos en 8 (Ca.Ba. Corrientes, Chaco, Formosa, Mendoza, Misiones, Río Negro, San Juan).

En cambio si se compara P2017 con P2015 (categoría diputados nacionales) registra un aumento en su caudal de votos en 22 provincias (Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Chubut, Entre Ríos, La Pampa La Rioja, Neuquén, Salta, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán y Tierra del Fuego, Ca.Ba. Corrientes, Chaco, Formosa, Mendoza, Misiones, Río Negro, San Juan) y sólo recibió menos votos en dos:  Jujuy y Río Negro.

CAMBIEMOS en las Paso

2-      Respecto al espacio del peronismo y sus aliados, la derrota electoral por la presidencia en el 2015 expresó y a la vez aceleró un proceso de tensión interna sobre el rumbo y la conducción de su universo de representación. Este compleja situación no alcanza a anular el dato político de la sólida extensión nacional de su presencia territorial, aunque sí la misma aparece debilitada por la imposibilidad de concentrar, en varios distritos, los esfuerzos políticos y electorales.

A pesar de ello, el Peronismo (+ aliados) resultó ganador en 11 provincias en las P2013 (Tierra del Fuego, Río Negro, Entre Ríos, Chaco, Formosa, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero, La Pampa, Córdoba y La Rioja); en 18 en la P2015 (Tierra del Fuego, Río Negro, Entre Ríos, Chaco, Formosa, Tucumán, Santiago del Estero, La Pampa, La Rioja, Corrientes, Misiones, Salta, Buenos Aires, Neuquén, Chubut, San Juan, Catamarca y Santa Fe)  y en 13 en las P2017. Es decir que sigue representando una vigorosa expresión política en la sociedad.

Comparando con las P2013, en las P2017 el Peronismo y Aliados aumentó sus votos en 16 provincias (Buenos Aires, Catamarca, Corrientes, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Fe, y Tucumán) y obtuvo menor cantidad en 8 (Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Santa Cruz, Santiago del Estero y Tierra del Fuego).

 Comparando con los resultados de las P2015 en 2017 el peronismo mejoró su caudal de votos en 13 provincias (Buenos Aires, Catamarca, Córdoba, Chubut, Entre Ríos, La Pampa La Rioja, Neuquén, Salta, San Luis, Santiago del Estero, Tucumán y Tierra del Fuego) y recibió menos votos en 11 provincias: (Chaco, Chubut, Formosa, Jujuy, La Pampa, Misiones, San Juan, Santa Cruz, Mendoza y Corrientes, Santa Fe)

PERONISMO Y ALIADOS en las Paso

Un dato significativo de esta elección es la construcción por parte de Cristina Fernández de Kirchner de UNIDAD CIUDADANA, un nuevo espacio organizativo y electoral del peronismo kirchnerista, prescindiendo de la herramienta del Partido Justicialista. UC es una Alianza (conformada por partidos como Kolina, Frente Grande, Partido para la Victoria, Nuevo Encuentro y Compromiso Federal) que tuvo su bautismo en la llamada “Madre de todas las batallas” como lo es la elección de la provincia de Buenos Aires. Todo indica, a pesar de la manipulación del oficialismo, que Unidad Ciudadana con la Candidatura a senadora nacional de CFK ha triunfado en tan determinantes comicios. El PJ, que quedara en manos de Florencio Randazzo, hizo la peor elección de su historia alcanzando menos de 500.000 votos (5,59%).

El kirchnerismo como espacio en estas P2017 resultó triunfante en la estratégica provincia de Buenos Aires, y en Santa Fe, Tierra del Fuego, Chubut y Rio Negro, alcanzando el segundo lugar en Ca.Ba., San Luis y Santa Cruz. Un resultado lejano a la imagen de “muerte política” que los medios concentrados pretenden endilgarle.

3-      Uno de los espacios con magros resultados es el encabezado por Sergio Massa. El Frente Renovador pasó de obtener 3.137.323 por su importante triunfo en las P2013 de la provincia de Buenos Aires, a recibir 3.555.473 en P2015, para derrumbarse en las P2017 recibiendo  1.531.037 votos.

Tomando la provincia de Buenos Aires sus resultados descienden desde los 3.137.323/P2013 a 1.590.154/P2015 y 1.313.074 en 2017. La polarización entre Cambiemos y el Peronismo parece dejar cada vez menos espacio para ofertas intermedias. Aunque esa misma polarización realza la importancia de hacia donde se inclinan los votantes del espacio (15% del electorado de la provincia de Buenos Aires).

 

4-      Algunos gobernadores opositores que sostuvieron una relación de escasa independencia respecto al gobierno nacional sufrieron resonantes derrotas: tal es el caso de Córdoba donde Unión por Córdoba de De la Sota/Schiaretti perdió con Cambiemos (28,58% a 44,51%). En Entre Ríos el peronismo gobernante también Perdió con Cambiemos (42,09% a 47,72%). En Chubut la fuerza de Mario Das Neves perdió frente al Kirchnerismo (26,93% a 32,95%). En Neuquén, el MPN perdió con Cambiemos (22,30% a 24,57%). En La Pampa el peronismo perdió frente a Cambiemos (38,51% a 49,21%). En Río Negro, el gobernador Weretilneck sufrió un duro revés frente al FpV de María Emilia Soria (19,27% a 40,77%). En Tierra del Fuego la gobernadora peronista Bertone quedó en tercer lugar después de Cambiemos y del Kirchnerismo que se quedó con la victoria (17,99%, 19,46%, 21,23%)

 

En Santa Cruz (como ya había sucedido en las P2013 y en las P2015) ganó Cambiemos en estas P2017, ahora con el kirchnerismo en el gobierno, en medio de una profunda crisis económica acrecentada por el ahogo de la administración nacional (29,10% a 45,87%). Por su parte en San Luis, Cambiemos se impuso frente a Compromiso Federal del gobernador Rodriguez Saá, cercano al kirchnerismo pero sin poder hacer un acuerdo con el intendente K de la estratégica Capital provincial, (37,25% a 54,82%). En Santa Fé, la ruptura del FPCyS (los radicales se sumaron a Cambiemos) dejó a la fuerza del gobernador socialista en tercer lugar. Cambiemos no pudo imponerse a la figura del kirchnerista Agustín Rossi quién alcanzó un importante triunfo. (11,96%, 27,13% y 27,87%).

 

5-      Proyectando estos resultados de las P2017, en la cámara de diputados Cambiemos pasaría de 86 diputados a 104. Por su parte el Peronismo Kirchnerista podría mantener sus 70 bancas actuales sumando 1 o 2 más. El peronismo pasaría detentar 44 bancas. El Massismo sufriría una reducción de su representación pasando de 37 a 23 diputados.

 

INFORME PASO 5

 

 

 

 

 

Respecto a Senadores; Cambiemos llegaría a las 24 bancas, el Peronismo Kirchnerista quedaría con 11 senadores, las otras distintas facciones del peronismo llegarían en conjunto a 30 escaños. Mientras que el Massismo mantendría 2 de sus senadores. El quorun se alcanza con 37 votos.

 

INFORME PASO 6

 

 

 

 

 

Esto significa que Cambiemos, a pesar de avanzar en representación, sigue dependiendo de acuerdos políticos para imponer su estrategia parlamentaria.

6-      ANÁLISIS POLÍTICO

La victoria de Cambiemos en el 2015 generó una transformación del equilibrio de fuerzas político-económicas en el país. El neoliberalismo en Argentina, en consonancia con un proceso de avances en la región, obtiene un triunfo por medio de las urnas gracias a haber consolidado una fuerza política que unificó con alcance nacional el universo de las derechas y las centro-derechas, atrayendo hacia su órbita a expresiones provinciales pero fundamentalmente asimilando al Partido Radical, su representación y planteles políticos. El otro elemento fundamental de su avance es haber expresado tanto el descontento como los deseos aspiracionales de los sectores medios y medio bajos.

La contracara de este fenómeno de centralización política neoliberal es el proceso de fragmentación de la representación del campo popular. El kirchnerismo luego de 12 años de intensas y trascendentes batallas políticas, vio desgastada su capacidad de condensar la direccionalidad del conjunto del espacio, fundamentalmente al interior del universo peronista. Los resultados de estas elecciones son una foto que permite visibilizar este proceso/película.

votos a dip nacional

Podemos afirmar que esta sobreimposición de, por un lado, centralización de la representación del neoliberalismo y por otro, centrifugación de las opciones del campo popular es uno de los desafíos más importantes a resolver hacia adelante.

Cambiemos cosechó el 36% de los votos (una cifra similar a los obtenidos en la primera vuelta presidencial del 2015) después de desplegar en 16 meses su proyecto económico y político con graves consecuencias para las mayorías. Esto significa la consolidación de un tercio de la población que acompaña su proyecto sin importarle los resultados o teniendo esperanza que va a favorecerlos en el futuro. Ese es su capital político.

Más allá de lo provisorio y contingente de las sumatorias, el problema del peronismo no es su caudal de votos, sino la fragmentación de los mismos Como el gráfico demuestra, desde las P2013 no ha perdido votos sino que los ha aumentado en P2015 y en P2017… equiparando el caudal electoral de Cambiemos en el gobierno.

Al contrario de lo expresado interesadamente por los formadores de opinión, ni el kirchnerismo ni el peronismo están agotados como espacio político que expresa una parte importante de la sociedad. El problema a resolver, insistimos, es la centralización de ese caudal de representación del que son depositarios.

Para una mejor interpretación de las tendencias del voto, entendemos que comparar las P2017 legislativas con las P2015 donde se definía la presidencia no es pertinente, por lo que compartimos este cuadro incorporando al análisis las P2013, también legislativas.

cuadro gral paso131517

7-      PENSANDO OCTUBRE

Cambiemos buscará sacar réditos profundizando la polarización entre Futuro y Pasado que estableció como línea principal de campaña para subir al ring a CFK y nacionalizar esa pelea de fondo, esperando un mejoramiento en la economía, el aumento de la obra pública y del poder adquisitivo del salario/AUH/Jubilaciones a partir de los aumentos y una supuesta contención de la inflación. Es decir centra su apuesta económica a la germinación visible de los brotes verdes.

 

Esa polarización contemplará un uso más virulento de la persecución y estigmatización mediático-judicial del kirchnerismo buscando aislarlo del votante opositor al macrismo pero crítico del gobierno anterior. Por otra parte tenderá puentes hacia los gobernadores para sostener un diálogo basado en recursos y obra pública enarbolados como premio o castigo a sus posicionamientos políticos/legislativos. El resultado electoral de muchos jefes provinciales que sobreactuaron ese diálogo convirtiéndolo en un apasionado paso de baile (en el caso de Schiaretti textualmente) es una señal de alarma que deberán atender.

El Massismo y Randazzo tienen por delante la difícil tarea de evitar una licuación mayor de sus votos. Misión compleja que dependerá de acertar en la visualización de si en el electorado primará el antimacrismo (económico/heladera) o el anticristinismo (moral/televisión) y en segundo lugar enunciar un mensaje audible y convocante de acuerdo a esa tendencia.

8-      LOS DESAFÍOS PROPIOS

El movimiento nacional no solo se juega candidaturas, que son importantes, sino la capacidad de definir un liderazgo que unifique al conjunto. Pero aun, eso es solamente una parte de sus desafíos; la otra es que esa unificación, expresada en ese liderazgo, sea capaz de frenar primero y derrotar después al proyecto de un neoliberalismo con votos. Esto es, en una democracia representativa; ganar las elecciones presidenciales de 2019. El primer paso de ese camino es Octubre.

Lo primero a definir es si en las actuales condiciones de la situación nacional, regional y mundial esa tarea es posible. Analizar y sentar posición sobre tamaña cuestión es definitorio, pues de sus conclusiones surgirán las condiciones necesarias para llevarla adelante. Adelantar las dificultades no es ceder a ningún posibilismo, sino visualizar la necesidad de moverse de esquemas que no han resuelto la cuestión. “repitiendo lo mismo no pueden esperarse resultados diferentes” es más que una frase remanida.

Si bien en política nada es definitivo, las esperanzas de Sergio Massa y Florencio Randazzo de liderar un peronismo unificado parecen haber muerto de muerte electoral. En ese camino quedan en pie CFK y algún gobernador con volumen de convertirse en “primus inter pares”. Y eso empieza/termina de definirse en octubre. Un problema a despejar es la siguiente paradoja enunciada por José Natanson: “Puede considerarse que hay un sector importante de la población que se opone tajantemente a las principales políticas del gobierno y que tiene la convicción de que el kirchnerismo es la única alternativa popular al proyecto actual. También existe un sector de la población que no está de acuerdo con el rumbo económico actual, pero que no quiere “volver” al kirchnerismo, sino que apoya una oposición “moderada”, que negocie”.

 ¿Cómo despejar esa incógnita?, o lo que es lo mismo: ¿De dónde salen los votos para romper un techo que parece tan cercano al piso propio?

En la provincia de Buenos Aires hay tres fuentes donde buscar esos votos necesarios:

1- 300.000 votos en blanco y 3.000.000 de personas que no fueron a votar.

2- La porción anti-macrista de los 1.300.00 votos del Massismo.

3- Los 500.000 votos del PJ de Florencio Randazzo.

Cada uno de esos espacios tiene sus motivaciones y sus propias percepciones sobre el significado de los 12 años de gobierno K; es imprescindible ir a su encuentro y entrar en diálogo con ellos. Para hacerlo hay que ser capaces de aprender y desaprender. Hay poco tiempo pero no es imposible.

En síntesis:

Cambiemos ha comenzado a convertirse en la representación nacional unificada del neoliberalismo siendo capaz de expresar a las élites junto a canalizar tanto el descontento como los deseos aspiracionales de los sectores medios y medio bajos. En ese camino absorbió definitivamente a la UCR y comenzó a hacerlo con algunos espacios provinciales.

El “problema” actual del peronismo no es una supuesta merma electoral sino la fragmentación de la misma, expresión de una puja no resuelta por su conducción/representación y rumbo político.

Esta elección comprimió, a fuerza de polarización, el espacio para alternativas intermedias. Tanto el Massismo, como Randazzo y muchos gobernadores acuerdistas sufrieron las consecuencias.

La resolución de la dispersión que afecta electoralmente al peronismo queda en suspenso hasta que octubre muestre si CFK y algún gobernador pueden postularse a unificar el espacio de caras al 2019. Desde ya es un escenario harto complejo.

Para el kirchnerismo es vital ir a buscar y entrar en diálogo con el tercio de la población que no fue a votar o no votó a Cambiemos desde una posición firme pero abierta.

No hay ningún elemento que asegure una hegemonía político-económica del neoliberalismo para los próximos años. El escenario sigue abierto.

Daniel Ezcurra

 

 Fuente:

Los datos electorales fueron tomados de un trabajo de http://www.cepes-argentina.com.ar/

Los gráficos, salvo donde se indica autoría, son tomados de http://www.cepes-argentina.com.ar/