Los ricos siempre ganan

Columna de Daniel Ezcurra en “Arriba Quemando el Sol”, por RADIO A, sobre la Estatización de la Deuda externa empresaria. 

Todos sabemos que estamos atravesando un crisis importante. Se siente en el aire. Y cuando la crisis llega, estamos acostumbrados a pensar que todos perdemos; pero la realidad demuestra que no es así. Siempre están los que pierden y los que ganan en medio de la crisis.

Hoy quería recordar una crisis financiera con muchos condimentos similares a la actual y como les fue en ese momento a los actores más poderosos de la economía nacional. Algunos de ellos viejos conocidos de todos nosotros.

Todos sabemos que estamos atravesando un crisis importante. Se siente en el aire. Y cuando la crisis llega, estamos acostumbrados a pensar que todos perdemos; pero la realidad demuestra que no es así. Siempre están los que pierden y los que ganan en medio de la crisis.
Hoy quería recordar con vos, una crisis financiera con muchos condimentos similares a la actual y como les fue en ese momento a los actores más poderosos de la economía nacional. Algunos de ellos viejos conocidos de todos nosotros.

EL CONTEXTO DE PRINCIPIO DE LOS 80.
Recordamos con los oyentes que 1982 será un año muy significativo para la historia argentina pues es el año en el que la dictadura cívicó-militar-empresaria que gobernaba desde 1976, desembarca irresponsablemente en las Islas Malvinas esperando recuperar una credibilidad política que ya estaba muerta.
Ese año Silvina, había empezado con un acto desconcertante: un gigantesco asado al que concurrieron 13.000 personas en Victorica (La Pampa), que fue presidido por el General Galtieri y que tenía olor a campaña electoral… luego le siguió con una enorme manifestación organizada por la C.G.T. Esta marcha respondía a la consigna Paz, pan y trabajo. Es encabezada por Saúl Ubaldini y realizada en Plaza de Mayo. La protesta fue duramente reprimida por la Policía: hubo un muerto y 10 heridos.
La Junta militar herida de muerte, busca una salida política; los partidos e niegan a concertar con el nuevo presidente Bignone una salida condicionada y se unen para reclamar elecciones. El 16 de Diciembre realizan una masiva movilización, que es reprimida. Muere otro manifestante. Dolorosamente se abría paso el regreso de la democracia.
LA CRISIS ECONÓMICA
La economía del país marchaba hacia el desastre producido por las recetas neoliberales de Martinez de Hoz: La revista Business Week preveía “un dramático deterioro de las finanzas argentinas dentro de pocas semanas”. El nuevo ministro de Economía, José M. Dagnino Pastore, declara que se está en “estado de emergencia”. La inflación llegará al 209 por ciento y el salario real cae, sólo en el primer semestre del año, un 34 por ciento.
En 1977, Martinez de Hoz había concretado una Reforma Financiera fue el puntapié inicial del reemplazo de un sistema basado en la industrialización por otro sistema basado en la renta financiera, la primarización de las exportaciones y el endeudamiento externo. ¿no se si te suena conocido?. La reforma daba libertad a las entidades financieras  la fijación de la tasa de interés, y con ello, les permitía fijar los demás precios de la economía interna. Por otra parte el B.C.R.A. quedó como garante de los depósitos de los bancos privados trasladando el riesgo empresario al Estado.
La apertura económica, la quita de aranceles, el endeudamiento externo, la devaluación, la caída del poder adquisitivo y la bicicleta financiera fueron una bomba que explotó en la economía real: según cifras oficiales 18 mil establecimientos industriales cerraron. Algunos analistas dicen que sólo en una guerra puede pasar algo así…
Películas como “Plata Dulce” reflejan esa fiebre de la especulación que sufrió una parte de la sociedad argentina. Pero volviendo al principio ¿todos perdimos con la crisis?. La respuesta es NO. Los trabajadores, los asalariados, el pequeño comercio y las pymes perdieron… pero los grupos empresarios concentrados del país no perdieron. ¿sabés porque?: porque se asociaron al régimen militar y al capital financiero internacional para quedarse con los grandes negocios y además socializaron sus supuestas pérdidas… y las pagamos todos nosotros.

LA ESTATIZACIÓN DE LA DEUDA PRIVADA
Durante la dictadura, la deuda externa pasó de casi 8 mil millones de dólares en 1976 a 44 mil millones en 1982. Es decir un incremento del 459%. De ese total, La deuda externa privada pasó de 3 mil millones de dolares a 15 mil millones, creciendo un 384%.
Pero aquí es donde debemos prestar atención, porque en esos mismos años, las reservas se incrementaron de 2 mil millones de dólares a 10 mil millones en 1979… para caer a 3 mil millones en 1982. Dicho de otro modo Silvina: en 1982 las reservas del banco Central solo alcanzaban al 30% de las existentes al año 1979.
No es menos importante mencionar que por el mismo período se incrementó la fuga de capitales, de 5.400 millones de dólares contabilizados en 1976 a 30 mil millones en 1982: un incremento de más del 400%: Según las cifras expuestas, podemos ver que  el fraudulento endeudamiento público proveyó los fondos para financiar la fuga de capitales privados.
Se observamos el correlato entre el endeudamiento externo (público y privado) y la salida de capitales mediante el mecanismo de fuga. y como esencialmente la fuga de capitales se realiza mediante la evasión, el fraude fiscal y bancario, estamos frente a un delito económico de implicancias internacionales.
Pero, ¿cómo fue posible que estos privados transfirieran sus pasivos en el exterior a las cuentas públicas? Según el historiador Alejandro Olmos Gaona, que demandó a un centenar de firmas favorecidas con la estatización de sus deudas en la dictadura, la respuesta está en los llamados seguros de cambio. “Permitían que una empresa se endeudara con el exterior a un dólar uno a uno. Cuando el dólar subía y la empresa debía pagar su deuda, el Estado se hacía cargo de la diferencia”.

LOS QUE NUNCA PIERDEN
Un el informe del Banco Mundial de 22/06/84 también nos explica parte del mecanismo: “ En julio de 1981, el B.C.R.A. introdujo un seguro de cambio para postergar el vencimiento de las deudas externas del sector privado. La prima inicial cobrada por el B.C.R.A. se mantuvo por debajo de las tasas de devaluación del período, de tal manera que los incentivos para el sector privado eran muy fuertes y llegaron A GENERAR DEUDA FICTICIA. Se alega que la práctica denominada autopréstamos, por ejemplo, es decir la creación por residentes argentinos de deuda externa cubierta por un depósito en el exterior o por otro activo, suman más de 5 mil millones de dólares, que quedaron registrados como deuda externa”.

Domingo Felipe Cavallo siempre negó su participación en la estatización de la Deuda Privada pero justamente estuvo a cargo de la presidencia del Banco Central desde el 2 de julio de 1982 hasta el 26 de agosto del mismo año. Momento de vigencia de los seguros de cambio.
Los seguros de Cambio no fueron para todos los deudores sino para un selecto grupo: Sobre 8.562 deudores por un importe total de 17.000 millones de dólares, las 19 primeras empresas con pasivos que oscilaban entre 1.000 y 96 millones de dólares sumaban el 37% de la deuda total del sector privado argentino, y si se agregaban 495 deudores por deudas o supuestas deudas entre 4 y 96 millones de dólares, se obtiene el 80 % del total de la deuda externa del sector privado. Principalmente  514 deudores, con deudas entre 4 y 1000 millones de dólares de deuda, se han beneficiado a costa del erario público, afectando la vida y la dignidad del pueblo argentino, produciendo un verdadero estrago social.
Las principales empresas que operan en el mercado interno en condiciones de liderazgo corporativo, junto a los principales bancos, eran los principales deudores beneficiados por este régimen, primero como beneficiarios de avales que serían pagados por el estado en calidad de garante,  luego como beneficiarios de los seguros de cambio. Más tarde como operadores de las empresas puestas a privatización en los años 90 y despues como beneficiarios de la pesificación asimétrica a la salida de la crisis del 2001. Desde el 2015 profundizaron nuevamente el fraude y estafa a la sociedad argentina con el blanqueo a lo que habían fugado y volviendo a la bicicleta financiera y a la fenomenal transferencia que significa la especulación con el dólar: en 3 meses se llevaron por esa vía 10 mil millones de dólares de las reservas del Banco Central.
Alejandro Olmos investigó esta estafa y la llevó a la justicia.

En el fallo del Juez Federal Jorge Ballesteros en la causa 14.467, caratulada “Olmos, Alejandro s/ denuncia”, se comprobaron 477 irregularidades de magnitud sustancial como el incumplimiento de la Carta Orgánica del BCRA, la prórroga indebida de la jurisdicción de jueces extranjeros, la inexistencia de registros contables y el descontrol de la deuda contraída por empresas con avales del estado – entre otras irregularidades – en el período 1976-1982.

Aunque resulte increíble, ni si quiera el Banco Central de la República Argentina contaba con información precisa respecto al endeudamiento del País. Según consta en la causa, el BCRA informaba que “los estados de la deuda externa total surgen del cómputo de informaciones provistas por los deudores con finalidad estrictamente estadística, por lo que no constituyen registros de carácter contable”.
Ya en democracia, en 1986, el hoy asesor económico del PRO, Carlos Melconian, ocupaba el cargo de Jefe del Departamento de Deuda Externa del Banco Central. Allí, firmó y envió al directorio de la entidad el informe 480/161, donde se pedía anular la investigación de la deuda privada contraída en el exterior a principios de los ochenta. En junio de 1988 los Dres. Daniel Marx y Roberto Eilbaum firmaron la Resolución Nº 298/88 y ya nada pudieron hacer los peritos.

Ballesteros determinó que en muchos casos las empresas ni siquiera pagaron los créditos obtenidos, pero los funcionarios estatales jamás reclamaron el dinero. Así, según las pericias, “con fondos del Tesoro Nacional se cancelaron obligaciones de varias empresas privadas en distintas monedas”. Pero ni el Central ni el Banco Nacional de Desarrollo “iniciaron actuaciones judiciales para el recupero de las sumas”.
El empresariado no sólo fue favorecido con lo dispuesto por el Central durante los años de plomo, sino también con los escasos controles sobre la actividad financiera. El juez Ballesteros detectó infracciones a la ley penal cambiaria, confusión entre deudor y acreedor, sumas no ingresadas al país, anomalías en la concertación de seguros de cambio, aportes de capital encubiertos como préstamos financieros, subfacturaciones y autopréstamos. Entre las entidades acusadas de realizar esta última maniobra estaba Socma, del Grupo Macri.

Pese a los intentos por condenar a los políticos y empresarios que participaron de esta oscura operación, la causa judicial se cerró en 2000, sin condenas. Apenas hubo, por un tiempo, un procesado: Martínez de Hoz. Después de su contundente fallo, Ballesteros se limitó a enviar una recomendación al Congreso de la Nación para que determine a los posibles culpables, algo que nunca sucedió.
A fines de 2011, en el marco de un nuevo expediente abierto en 2005, el fiscal Federico Delgado presentó un escrito para volver a investigar la estatización de la deuda privada. Pero, hasta el momento, el pedido del fiscal no fue considerado.

Principales beneficiados 
01 – Cogasco SA (Holanda) 1.348.000.000
02 – Autopistas Urbanas SA 951.000.000
03 – Celulosa Argentina SA 836.000.000
04 – Acindar SA 649.000.000
05 – Banco Río 520.000.000
06 – Alto Parana SA 425.000.000
07 – Banco de Italia 388.000.000
08 – Banco de Galicia 293.000.000
09 – Bridas SA 238.000.000
10 – Alpargatas SA 228.000.000
11 – CitiBank 213.000.000
12 – Cía. Naviera Perez Companc 211.000.000
13 – Dalmine Siderca 186.000.000
14 – Banco Francés 184.000.000
15 – Papel De Tucumán 176.000.000
16 – Juan Minetti SA (cemento) 173.000.000
17 – Banco Mercantil 167.000.000
18 – Aluar SA 163.000.000
19 – Banco Ganadero 157.000.000
20 – Celulosa Puerto Piray 156.000.000
21 – Banco Crédito Argentino 153.000.000
22 – Banco Comercial del Norte 137.000.000
23 – Banco de Londres 135.000.000
24 – Banco Tornquist 134.000.000
25 – Banco Español 134.000.000
26 – Sade (constructora) 125.000.000
27 – Sevel 124.000.000
28 – Banco de Quilmes 123.000.000
29 – Parques Interama 119.000.000
30 – Cía. De Perforaciones Río Colorado 119.000.000
31 – Swift Armour 115.000.000
32 – IBM 109.000.000
33 – Banco Sudameris 107.000.000
34 – First National Bank Of Boston 103.000.000
35 – Astra A Evangelista SA 103.000.000
36 – Mercedes Benz 92.000.000
37 – Banco De Crédito Rural 92.000.000
38 – Deutsche Bank 90.000.000
39 – Industrias Metalúrgicas Pescarmona 89.000.000
40 – Banco Roberts 89.000.000
41 – Banco General de Negocios 87.000.000
42 – Alianza Naviera Argentina 82.000.000
43 – Propulsora Siderúrgica (techint) 81.000.000
44 – Ford 80.000.000
45 – Astilleros Alianza SA de Construc. 80.000.000
46 – Masuh SA 80.000.000
47 – Continental Illinois National Bank 76.000.000
48 – Banco Shaw 73.000.000
49 – Pirelli 70.000.000
50 – Deere and Company 69.000.000
51 – Cemento Noa 67.000.000
52 – Banco Supervielle 65.000.000
53 – Alimentaria San Luis 65.000.000
54 – Loma Negra 62 .000.000
55 – Selva Oil Incorporated 61.000.000
56 – Macro sa 61.000.000
57 – Sideco Argentina (Macri) 61.000.000
58 – Chase Manhattan Bank 61.000.000

59 – Bank Of America 59.000.000
60 – Astra Cía. Argentina de Petroleo 59.000.000
61 – Deminex Argentina 57.000.000
62 – Industrias Pirelli 56.000.000
63 – Esso 55 La Penice S A 53.000.000
64 – Manufactures Hanover Trust 53.000.000
65 – Petroquímica Comodoro Rivadavia 52.000.000
66 – Cia General Fabril Financiera 52.000.000
67 – Panedile Argentina 51.000.000
68 – Fiat (Macri) 51.000.000
69 – Banco Pcia. de Buenos Aires 50.000.000
Otros 11.116.000.000
TOTAL: u$s 23.000.000.000

EL GRUPO MACRI Y LOS NEGOCIADOS CON EL ESTADO

Cuando la estatización de la deuda privada en 1982, que permitió transferir a todo el pueblo argentino las especulaciones de gran cantidad de empresarios, quienes constituyeron deudas probadamente ficticias, la familia Macri se vio favorecida con la transferencia al Estado nacional de las siguientes sumas: Sevel, 124.142.000 dólares; Sideco Americana, 60.751.000 dólares; Fiat, 51.000.000 dólares.
En el año 2001, las siguientes empresas de la familia Macri y de las cuales Mauricio era directivo y accionista fugaron al exterior las siguientes sumas: Sideco, 27.128.866 dólares; Socma, 9.316.000 dólares;  Socma Americana, 6.415.344; Correo Argentino, 4.891.000, documentado por la Comisión Especial Investigadora de la Cámara de Diputados sobre Fuga de Divisas en el año 2001.
En ese año, muy suelto de cuerpo, Franco Macri declaraba el 24 de octubre de ese 2001, es decir a menos de dos meses del 19 y 20 de diciembre, a Radio Mitre la necesidad de que el gobierno vuelva a… estatizar la deuda privada!!

Hoy desde la presidencia, la conducta no ha cambiado. Mauricio Macri ha permitido (en medio de una crisis que trae miseria y desesperanza a las mayorías) que los grupos económicos concentrados hagan todo tipo de negocios a costa del Estado. Sin ir más lejos; en los últimos tres meses esos grupos saquearon 10 mil millones de dólares de reservas a través de la timba financiera y la especulación con el valor de la moneda.