Malvinas más argentinas que nunca

Este 2 de abril haremos, como siempre, un sentido homenaje a nuestros caídos y ex combatientes. Malvinas es un patrimonio simbólico y material del conjunto del pueblo argentino, una cuestión de estado y un reclamo soberano que debe mantenerse incólume en cualquier coyuntura. Lamentablemente, debemos decir que el gobierno macrista ha claudicado en su afán por rendirle pleitesía a las potencias centrales incluido el Reino Unido.

La política del paraguas ya fracasó en los 90. Poner bajo paréntesis la reivindicación de soberanía significa retroceder y más aún si tenemos en cuenta todos los apoyos que hemos cosechado durante la última década, en especial, de los países emergentes. Nada puede justificar tamaño desatino, ni una improbable “lluvia de inversiones” como tampoco la frustrada candidatura de Malcorra a la ONU.

Es una tarea militante de primer orden rechazar el saqueo de nuestros recursos naturales y reclamar la desmilitarización del Atlántico Sur. En todos los foros posibles, debemos reclamar la aplicación de la Resolución 2065/65 de la ONU, la cual reconoce un problema de soberanía entre Argentina y el Reino Unido al tiempo que no admite terceros  en esta discusión. Cuando los gobiernos hacen caso omiso de las reivindicaciones nacionales, les toca a los pueblos denunciar los atropellos imperiales.

Malvinas3