Otras diez claves para entender las modificaciones en Ganancias

1. La Ley sancionada por el Congreso por la cual se gravará una porción de la renta financiera, no puede concebirse separada de su contexto más inmediato. Previamente, el gobierno nacional tomó una decisión muy esperada a través del decreto 1242. La elevación del mínimo no imponible representa un verdadero acto de justicia y una dignificación del trabajo y la familia.

2. El impuesto a las ganancias implicaba un problema. Había extendido sus dominios más allá de lo razonable. Con este decreto, sólo el 10,2 por ciento de los trabajadores en relación de dependencia y sólo el 0.7% de los jubilados tendrán que pagar ganancias.

3. El desarrollo de este modelo económico en el tiempo trajo consigo ciertos bemoles que el gobierno supo corregir oportunamente. Por ejemplo, los subsidios en servicios a las empresas más importantes fueron quitados cuando no fueron más necesarios. Esta es la consabida sintonía fina según el concepto acuñado por la Presidenta de la Nación. Encontrar la señal más fidedigna para este canal que estamos transitando y que es el que trajo mejores resultados.

4. Finalmente llegó el turno de corregir y elevar el mínimo no imponible. Pero, nobleza obliga, vale decir que desde 2006 siempre fue actualizado anualmente. Sólo en 2009 fue la excepción cuando la crisis financiera internacional conocía su peor momento.

5. Los guarismos que se barajaban desde la oposición no eran tan generosos como los que finalmente determinó el decreto presidencial  Éste introduce una suerte de exención hasta los 15 mil pesos. Luego entre los 15 y los 25 mil, introduce una deducción del orden del 20 por ciento y del 30 por ciento para los trabajadores patagónicos.

6. El agujero que deja esta medida, tiene que ser cubierto de algún modo. Llama la atención que desde algunos sectores planteen lo contrario como si los recursos naciesen de un repollo. No se puede desfinanciar al Estado porque, sencillamente, el Estado somos todos. La administración de la cosa pública demanda responsabilidad a la hora de sostener un equilibrio en las variables fiscales y comerciales.

7. Para amortiguar este impacto en las cuentas públicas – 4 mil millones de pesos -  se eliminan ciertas exenciones a efectos de recaudar 2200 millones. No se crean impuestos ni se aumenta la presión tributaria sobre el mundo productivo sino que se eliminan ciertas exenciones sobre ciertas operaciones que no deberían estar exentas. Y esto no lo dice sólo el gobierno nacional sino que se ha arribado a un amplio consenso en el diálogo institucional convocado por la Presidenta con representantes de la industria, del comercio y de los trabajadores. Es decir, la Ley aprobada reconoce su origen en un intercambio auspicioso con los actores económicos más importantes del país.

8. La propuesta aprobada en el Congreso consiste en gravar con un 15% la transferencia de títulos y acciones que no cotizan en bolsa. Paralelamente se gravará con un 10% la distribución de dividendos y se eliminarán las exenciones a los extranjeros que adquieran acciones de empresas radicadas en el país. Se resguarda el ahorro de los argentinos en plazo fijo y, de tal modo, no estarán incluidos en este nuevo esquema tributario.

9. Desde Usinas creemos que es una ley oportuna y equilibrada. Creemos que fomentará la reinversión de utilidades y por añadidura la iniciativa económica en cualquiera de sus dimensiones. La rentabilidad empresaria en Argentina exhibe horizontes muy interesantes si se la compara a escala global. Por eso es que estas medidas no deberían tener un correlato en los precios como tampoco influir negativamente en el volumen de operaciones.

10. La recaudación, con estos nuevos instrumentos, no sólo contempla al frente fiscal sino que también pondera al salario en el ingreso total del país. Porque, efectivamente, lo que importa acá es la distribución del ingreso. Por eso la necesidad de inscribir esta Ley en su contexto más reciente luego del decreto 1242. Y en términos generales, situamos esta Ley en la saga de una política económica que apuesta al crecimiento y a la justicia social.

USINAS