Unidad Ciudadana Ecuador: Sobre la consulta popular ecuatoriana.

Quito, 14 de enero de 2018

El presente comunicado fue elaborado por Unidad Ciudadana Ecuador con el fin de poner en conocimiento a lxs compañerxs de Unidad Ciudadana en Argentina cuáles son los antecedentes, puntos de conflicto y posibles consecuencias de la Consulta Popular impulsada por el Presidente de Ecuador, Lenin Moreno.

Antecedentes

Las últimas elecciones presidenciales del Ecuador llevadas a cabo hace apenas nueve meses acontecieron entre dos contrincantes: Lenin Moreno por Alianza País, candidato propuesto y apoyado por Rafael Correa y Guillermo Lasso por CREO. El resultado fue favorable para el campo nacional y popular representado por Alianza País aunque su naturaleza progresista fue disolviéndose aceleradamente. El Presidente Moreno demoró pocas semanas en forzar una diferenciación respecto de Correa generando una confrontación explícita con el compañero y sus seguidores, al mismo tiempo que publicitó su acercamiento a los partidos2 y dirigentes de la histórica derecha neoliberal en Ecuador contrarios a la revolución ciudadana bajo la consigna del “diálogo”.

Este acercamiento fue además acompañado de un ataque hacia el compañero Correa lo cual tuvo un sinnúmero de episodios entre los que se destacan: la eliminación de las sabatinas que desde la Presidencia de Ecuador informaban a la ciudadanía sobre la gestión del Estado; las declaraciones de Moreno cuando expresó en territorio peruano y ante su presidente Pedro Pablo Kuczynski sus esperanzas de que también en Ecuador un expresidente vaya preso con elíptica referencia a su predecesor; el pacto de Moreno con Abdalá Bucaram -expresidente que escapó del país tras saquear al estado- a quien le cedió la explotación de la empresa pública de electricidad; la toma del partido Alianza País por parte de Moreno luego del no reconocimiento de sus legítimas autoridades 3 reafirmadas en la Convención del 3 de diciembre pasado forzando la expulsión de Rafael Correa y sus dirigentes más cercanos; la persecución judicial de los ex funcionarios correístas que no se han plegado a las filas del “morenismo”; y el encarcelamiento sin respetar el derecho a un debido proceso del Vicepresidente electo por el voto popular Jorge Glas; entre otros.

Sin dudas entre todos ellos, la Consulta Popular que se realizará el próximo 4 de febrero se destaca entre los anteriores por consolidar el acercamiento de Moreno y el travestido movimiento Alianza País a la derecha ecuatoriana, por su carácter anticonstitucional y por su detallado plan comunicacional que confunde a la ciudadanía con el apoyo de todos los sectores opositores de la revolución ciudadana y los medios de comunicación.

La consulta Popular

En octubre de 2017, Moreno manifestó la intención de realizar un Referéndum Constitucional y Consulta Popular para que las ecuatorianas y ecuatorianos decidan sobre 7 preguntas, que mediante oficio remitió a la Corte Constitucional, para que, como establece la Constitución de Ecuador, se realice el debido control abstracto de constitucionalidad, respecto a la forma y a la materia de la consulta. No obstante, sin respetar los procesos constitucionales, antes de que la Corte Constitucional se pronuncie, con el dictamen previo de constitucionalidad, emitió los Decretos 229 y 230 convocando a elecciones. El motivo por el cual realizó este atropello a la Constitución de la República, es porque se filtró en la prensa un audio que evidenciaba que al 3 La convención tuvo la participación de 4.000 militantes y ratificó como autoridades del Movimiento Alianza País a: Rafael Correa, presidente vitalicio; Ricardo Patiño, presidente; y a Gabriela Rivadeneira, como Secretaria Ejecutiva. menos dos de las preguntas serían declaradas inconstitucionales por el máximo órgano de interpretación de la Constitución.

En el cuestionario, el gobierno presenta 7 preguntas, muchas de ellas que implican políticas públicas que ni siquiera necesitaban una ley para hacerlas efectivas, sino que puede hacerlo mediante decreto, y otras que realmente necesitan una enmienda constitucional, incluso una de ellas una Asamblea Constituyente. De las 7 preguntas, cuatro son de “relleno”, para confundir a la población y que funcionan como herramienta de cooptación de votos, como son las preguntas número 4 de populismo penal (ej. relacionadas a los delitos sexuales contra menores) y otras que se estima que la mayoría de la población votaría por el “si”, como es el caso de la protección del Amazonas (pregunta número 7).

En verdad, lo aquí interesa, es evidenciar la verdadera intención política del gobierno de Moreno, que mediante esta consulta, quiere lograr a través de la pregunta número 2 la proscripción política del líder de la Revolución Ciudadana, Rafael Correa, para que las autoridades de elección popular no puedan presentarse a elecciones si ya han sido reelegidos al menos una vez (casualmente esta pregunta tiene un solo destinatario, Rafael Correa, única persona que podría aspirar a la presidencia habiendo cumplido dos mandatos de gobierno).

Otra de las preguntas, la número 1 consiste en la muerte política de los funcionarios públicos que hayan sido condenados en delitos de corrupción. Lo que en verdad se busca es que si les fallara la anterior, conseguir una causa de corrupción para declarar la muerte política de quienes participaron de la Revolución Ciudadana. Recodemos que el aparato judicial es parte del plan orquestado por Moreno, y parte de la estrategia regional de perseguir a los líderes progresistas, como sucede en Argentina.

Finalmente la pregunta más polémica es la número 3 referente a la modificación del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, órgano encargado de las designaciones de las altas autoridades del Estado, mediante el cual Moreno planea una concentración del poder inédita. Pretende modificar la estructura y funciones del Estado (que para la Constitución del Ecuador sólo podría hacerse mediante Asamblea Constituyente, es decir, mediante una nueva Constitución) y crear un “consejo provisorio” a propuesta del Ejecutivo, con la capacidad de destituir a todas las autoridades del Estado y designar nuevas “a gusto” del Ejecutivo. Las autoridades que podría modificar son: Jueces, Defensor del Pueblo, Defensor Público, Contralor General del Estado, Fiscal General del Estado, procuradores, superintendentes, consejeros, etc., entre otras, hasta los propios jueces de la Corte Constitucional. Es decir, el peligro de esta pregunta, sumamente compleja en el planteo, es arrogarse todas las funciones del Estado y desaparecer el principio de división de poderes y los pesos y contrapesos del sistema republicano de gobierno, práctica utilizada por la derecha neoliberal no sólo en Argentina sino también en otros países de la región.

Los posibles impactos en Ecuador y la Región

De resultar favorable el Sí a las preguntas planteadas en la Consulta Popular, el Poder Ejecutivo contará con las herramientas necesarias para sobreponerse al resto de los poderes constitucionales del Ecuador con la capacidad de elegir jueces, contralores, fiscales y otros por medio del control del Consejo de Participación Ciudadana. Esta situación plantea un socavamiento profundo de la institucionalidad ecuatoriana que bajo el control de fuerzas conservadoras puede llevar al control de todas las instituciones bajo las lógicas de mercado neoliberales.

Los argumentos detrás de este retorno a las leyes de mercado neoliberales se hacen oír incansablemente por un aparato medial hegemónicos y sin voces alternativas, estas últimas acalladas por el “morenismo” en el multimedio público o mediante el manejo de la pauta publicitaria. La necesidad de firmar tratados de libre comercio con Estados Unidos y los países que componen la Alianza del Pacífico se propone como la única salida a una “inevitable” crisis de deuda atribuida falazmente a Correa. De proceder la firma de nuevos tratados, luego del reciente firmado con la Unión Europea, se pone en serio riesgo el empleo en Ecuador -ya que la producción local no tiene oportunidad de competir con las importaciones- y por lo tanto la gobernabilidad del país. Este último punto, teniendo en cuenta un estado sin división de poderes, proporciona el escenario perfecto para el retorno conservador en el Ecuador con la ambición de erradicar de forma total y permanente las victorias alcanzadas durante los diez años de gobierno del compañero Correa.

A nivel regional las consecuencias que se desprenden de lo anterior son el fortalecimiento de la Alianza para el Pacífico, el Mercosur “originario” y las Organización de Estados Americanos así como la muerte de UNASUR – a pesar de que su sede que lleva el nombre de su primer Secretario General Néstor Kirchner- se encuentra en el Ecuador-, la CELAC y todas las iniciativas sospechadas de progresistas en la región. En un territorio Suramericano dominado por la derecha bajo las lógicas de mercado neoliberal el panorama que se presenta es de única alternativa: o se está con el mercado o se está solo.

Para Argentina los impactos son múltiples. En primer lugar se pierde un aliado regional, el compañero Correa hoy sin partido político- a pesar de sus esfuerzos por construir uno nuevoperderá poder para defender los intereses del campo popular. En segundo lugar la judicialización de la política gana otro casillero en Suramérica y se posiciona lentamente como una práctica aceptable. Tercero: el discurso anti progresista se coloca otra cocarda aumentando su fuerza y consenso en la región. Finalmente, en cuarto lugar el marketing se consolida como instrumento de la política operado, tanto en Argentina como en Ecuador, por Durán Barba con un sector de multimedios cooptado por el estado y los sectores conservadores.

Si bien las implicancias anteriores no repercuten de forma directa en nuestro partido político es claro que pueden ser utilizados por la oposición como victorias a nivel regional luego del “asedio” del progresismo latinoamericano. En vistas de esto y tomando en cuenta que el compañero Correa ha sido un defensor de la causa peronista y del progresismo regional, nosotros, lo compañeros de Unidad Ciudadana Ecuador, consideramos de vital importancia el apoyo de Unidad Ciudadana desde Argentina a la campaña del NO a la Consulta Popular que lidera con pocos recursos pero lleno de convicción el compañero Correa. Nosotros estaremos acompañando en las calles, esperamos contar con su apoyo en los medios, redes sociales y distintas formas de manifestación que reafirmen nuestro compromiso desde Argentina con la Patria Grande libre y soberana.

Documento elaborado por: Comisión de Redacción de Unidad Ciudadana Ecuador

Contacto: unidadciudadanaec@gmail.com Facebook:

https://www.facebook.com/UnidadCiudadanaEC/